Sindrome de Harry Benjamin.(SHB)

Avances y posturas científicas sobre Identidad de Género.
julia.
Maestr@
Maestr@
Mensajes: 594
Registrado: Lun, 28 28UTC Jun 28UTC 2004. 11:53 am

Mensajepor julia. » Lun, 25 25UTC Sep 25UTC 2006. 5:05 pm

Un Invitado irregistrado escribió:yo creo que esas preguntas que hace Mari Carmen a esa mujer son bastante absurdas, por no decir, rebuscadas..

Lamento que consideres absurdo o rebuscado :blink: algo tan sencillo como preguntar:

MariCarmen escribió:El caso es que teniendo en cuenta que eres Voluntaria del Proyecto Europeo SHB y que por ello tengo la seguridad de que podrás ayudarme a aclarar mis dudas finalmente, me gustaría conocer concretamente qué respuestas das tú misma a las preguntas, si tienes la amabilidad, ¿de acuerdo? Mira, aquí van

¿Qué es lo que quieres decir exactamente cuando explicas que el SHB es una variación biológica del desarrollo sexual humano?, osea, ¿a qué variación biológica te refieres en concreto? Por favor, para que todo me quedara muy claro y yo pudiera difundirlo después con la misma claridad te ruego que seas lo más concreta posible en la respuesta (por ejemplo, algo como "la variación biológica se encuentra en el cerebro en la circunvolución o zona tal en el área tal y consiste en tal...", y cosas así).

Por otro lado, si nos indicas que esa variación no es de nacimiento sino que se produce en el desarrollo sexual humano (por favor, corrígeme si no te he entendido bien), ¿en qué fase de ese desarrollo se produce y qué la desencadena?

Y, la tercera, es que si el SHB sólo puede diagnosticarse vía psicológica ¿en qué se diferencian esos procedimientos o resultados psicológicos de los casos en que se diagnostica otro tipo de transexualismo que no sea una variación biológica en el desarrollo de la persona analizada? o, dicho más fácilmente, ¿cuál es el método que se usa para diagnosticarse algo de base biológica sin un examen biológico?

Osea, preguntar por los fundamentos de algo que se afirma. Oyes, quizá es que desde el anonimato irregistrado las cosas se ven distintas, ¿será eso? ;)

También lamento que contestes por Helena, porque haces que dé la impresión de que no creyeras que ella sola pudiera contestar a preguntas tan sencillas como las que le he hecho, especialmente siendo ella Voluntaria del Proyecto Europeo SHB, y no entiendo por qué le haces ese desaire :???: Yo sin embargo confío plenamente en ella y tengo la seguridad de que me contestará volcando todo su conocimiento sobre el tema, porque está claro que es lo que más nos conviene a todos.

Un Invitado irregistrado escribió:Esta claro que se trata de una variación neurocerebral congénita, que ya se desarrolla antes del nacimiento, en concreto del area BSTc del cerebro

¿"Está claro"? :blink: ¿Serías tan amable de explicar eso? osea ¿qué es o en qué consiste una variación neurocerebral?, ¿qué es y dónde está el BTSc? y ¿cómo se demuestra que el SHB es o consiste en una variación neurocerebral congénita?. Gracias de antemano.

Yo es que mientras tanto prefiero no creer en ello, pero no es por nada, sino porque no creo que se trate de un tema de fe y por eso tengo la seguridad de que cualquiera de las personas más familiarizadas con ese tema sabrán y podrán responderlo de inmediato sin apelar a la incuestionabilidad (como si se tratase de la infalibilidad del Papa) de que alguien lo haya puesto por escrito en algún papel sin que sepamos en qué se basa a su vez para afirmarlo o si en lo que se basa es correcto o no. Y es que soy una persona muy incrédula, ¡qué se le va a hacer! :(

Un Invitado irregistrado escribió:asi está ya bién entendido por la Ciencia Médica (y explicado en numerosos estudios)..

Pues mira, en lo que yo he visto, eso de que está bien entendido por la ciencia médica y explicado en numerosos estudios simplemente no concuerda con la realidad. Mira, ya verás, por favor, cítame esos numerosos estudios (y no me refiero a artículos sino a los procesos experimentales que los generan) donde esté explicado, y para que veas mi buena voluntad y facilidades, me bastará con que me cites no los numerosos sino tan sólo tres donde no se citen simplemente unos a otros respecto a las dos mitades del único trabajo de Gooren y Swaab y sus compañeros (con dos universos estadísticos distintos) sobre el BTSc. O sea tres estudios distintos, tres experimentos distintos, tres investigaciones distintas, no tres artículos hablando del mismo estudio, experimento o investigación, ya ves que te lo dejo muy muy facilito.

Y respecto a ese que me parece el único estudio en dos fases que se ha hecho sobre la relación que podría tener el BTSc con la transexualidad y que se cita una y otra vez en todas partes, me gustaría saber de dónde se saca como conclusión en ese estudio que el transexualismo es una variación neurocerebral congénita. Gracias de antemano.

Un Invitado irregistrado escribió:y en cuanto al diagnostico no biológico de una condición biológica

Verás, es que las palabras y sus significado y extensión tienen mucha importancia, y yo no he visto que en ningún lugar se dijera "diagnóstico no biológico" sino "diagnóstico psicológico", que es que me parece que es algo distinto, ¿no lo crees así?

Un Invitado irregistrado escribió:, cuantos hay!!! la lista es bastante larga, y es normal, ya que la medicina en estos momentos no dispone de pruebas diagnósticas eficaces para muchas dolencias, sin embargo esas dolencias ahi estan...

Pues... :???: mira, por más vueltas que le doy no consigo encontrarme un ejemplo que me sirva para comprender la seguridad con que afirmas la existencia de esa lista tan larga de la que hablas :???: Por favor, ¿serías tan amable de señalarme alguna de ellas para que te entienda?

Bueno, pero a mí me sigue interesando sólo lo que Helena, registro en mano, tenga que contestar a las preguntas que le hice, porque es que es la persona de fuera del F.I.G. que me parece más enterada de todas las que han escrito por aquí sobre el SHB si se juzga por lo que han dicho, lo digo de verdad, y la única que se ha atrevido a reconocer cosas realmente fundamentales como que no se puede diagnosticar actualmente el SHB por medios biológicos a pesar de ser una variación del desarrollo sexual, como ella afirmaba. Y es que su sinceridad me merece un aplauso, porque yo he preguntado por eso mismo a otras personas y siempre han procurado desviar el tema y no responder.

Con todo cariño,
Mari Carmen

julia.
Maestr@
Maestr@
Mensajes: 594
Registrado: Lun, 28 28UTC Jun 28UTC 2004. 11:53 am

Mensajepor julia. » Lun, 25 25UTC Sep 25UTC 2006. 6:21 pm

Bueno, veo que, tal como me esperaba, Helena al final respondió mis preguntas, cosa que de antemano le agradezco. Voy a leer los mensajes nuevos y en seguida procuraré contestar a cada punto.

Con todo cariño,
Mari Carmen

julia.
Maestr@
Maestr@
Mensajes: 594
Registrado: Lun, 28 28UTC Jun 28UTC 2004. 11:53 am

Mensajepor julia. » Lun, 25 25UTC Sep 25UTC 2006. 6:34 pm

Copio aquí las cartas que Helena ha escrito a Andrea. Gracias, Helena por copiar aquí también tu carta de respuesta a mis preguntas.

Va la primera

Con todo cariño,
Mari Carmen

Invitado escribió:Andrea,


Pues mira por donde, no está tan claro. Desde el primero de los dos estudios sobre el tamaño del Nucleo de la Estría Terminales (en realidad sólo hay 2 estudios, no numerosos estudios, como dices) se han

Esa persona tiene su razón, se han realizado más estudios sobre el tamaño del Nucleo de la Estría Terminales en personas con Transexualismo, en Alemania en los años 80, pero éstos no son tan conocidos, la muestra fue mas pequeña, pero los resultados, los mismos.

En cuanto a estudios del BSTc per se y su implicacion con la Sexualidad Humana, los estudios son aun mayores, e involucran la Identidad Sexual.





Si bien el primero de los dos estudios fue escaso (sólo 4 casos), el segundo fue mucho más extenso y contaba con bastantes sujetos de control, que cubrían todas las posibilidades.

No se que a estudios te refieres exactamente, pero los de Gooren (1995 y 2000) abarcaron mas de 40 casos, entre ellos 7 casos de personas con Transexualismo.





Me refiero al Núcleo Dimórfico Sexual, que es idéntico entre niños y niñas hasta los dos años,


El BSTc es un nucleo dimórfico sexual cuya diferenciación sexual se inicia durante la gestación y se prolonga hasta la edad de más o menos 20 años. Esta bién documentado.






diferencia entonces, o se diferencia después, ni tampoco si es la causa o el efecto.[7b]


Sea causa o efecto, la correlación neurológica es Indiscutible ;)

Aunque por lo que sabemos sobre el desarrollo sexual humano, todo indica clarisimamente que es Causa. Parte de la Causa para ser mas exactos, ya que se piensa que el origen es biológicamente multi-factorial.






[b]Quizás si en lugar de referiros a "una larga lista de condiciones biológicas" os limitaseis a pegar la lista de tales condiciones, podría iluminar la oscuridad en que me encuentro en este tema.


Yo ya he mencionado en mi anterior respuesta varias de esas condiciones.

Hay que tener en cuenta es que una cosa es la forma en la que se llega al diagnostico (con las herramientas de las que disponemos, en estos momentos pocas) y otra es la condición en si misma, y su naturaleza ya indiscutiblemente biológica neuro-cerebral y segun todo apunta, genetica.



Afectuosos Saludos.



Helena M. Sánchez

Voluntaria -SHB European Project

julia.
Maestr@
Maestr@
Mensajes: 594
Registrado: Lun, 28 28UTC Jun 28UTC 2004. 11:53 am

Mensajepor julia. » Lun, 25 25UTC Sep 25UTC 2006. 6:37 pm

Ah, pues veo que la segunda era la misma pero repetida, perdón. Quizá hubo algún problemilla con el servidor del foro.

Con todo cariño,
Mari Carmen

Avatar de Usuario
andrea
Administradora
Administradora
Mensajes: 3875
Registrado: Vie, 07 07UTC Nov 07UTC 2003. 4:05 pm

Mensajepor andrea » Lun, 25 25UTC Sep 25UTC 2006. 7:48 pm

Ya que vamos a seguir en este hilo la discusión, pegaré la respuesta que había dado en aquel otro hilo, paa mayor claidad:

Un Invitado sin identificar escribió:yo creo que esas preguntas que hace Mari Carmen a esa mujer son bastante absurdas, por no decir, rebuscadas..

Yo no lo creo, y trateré de explicar por qué no (y me encantaría que alguien explicasé por qué sí).

Un Invitado sin identificar escribió:Esta claro que se trata de una variación neurocerebral congénita, que ya se desarrolla antes del nacimiento, en concreto del area BSTc del cerebro, asi está ya bién entendido por la Ciencia Médica (y explicado en numerosos estudios)..

Pues mira por donde, no está tan claro. Desde el primero de los dos estudios sobre el tamaño del Nucleo de la Estría Terminales (en realidad sólo hay 2 estudios, no numerosos estudios, como dices) se han encontrado diferencias mensurables entre el tamaño que debería tener de acuerdo con el sexo genital, y el que en realidad tenía (adecuado al que correspondería al género declarado por la persona). Si bien el primero de los dos estudios fue escaso (sólo 4 casos), el segundo fue mucho más extenso y contaba con bastantes sujetos de control, que cubrían todas las posibilidades.

Pero éso sólo demostraba que las personas que admitían un género opuesto al sexo genital, tenían esa zona acorde al género declarado y no al sexo asignado. No se ha podido demostrar hasta ahora si esa diferenciación es consecuencia de la transexualidad (o cómo quiera que le apetezca llamarlo a cada cual), o la causa.

Además, no se ha podido demostrar en qué momento se produce, aunque se sospecha que sucede lo mismo que con otro area del cerebro, también diferenciada entre sexos, y que también lo hace respecto del género definido y no del sexo asignado.

Me refiero al Núcleo Dimórfico Sexual, que es idéntico entre niños y niñas hasta los dos años, y que se ha diferenciado siempre a los tres años (lo malo es que no se sabe si a las personas con divergencia entre el género definido y el sexo asignado se les diferencia entonces, o se diferencia después, ni tampoco si es la causa o el efecto.

Que MariCarmen pregunte sobre algo que aún no está totalmente claro (y ésto te lo dice alguien que ha defendido siempre la evidencia biológica), y sobre todo que pregunte cuáles son exactamente esas variaciones biológicas, no puede sino contribuir a la aclaración de dudas razonables y legítimas, y a la difusión de las que se anuncian como evidencias científicas indiscutibles.

Un Invitado sin identificar escribió:y en cuanto al diagnostico no biológico de una condición biológica, cuantos hay!!! la lista es bastante larga

Nadie ha hablado de diagnóstico no biológico, sino de diagnóstico psicológico. Ya dije (y lo sostengo), que estoy deseosa de conocer la larga lista de condiciones biológicas que sólo pueden ser diagnosticadas psicológicamente.

He intentado encontrar alguna de esas condiciones, y no consigo más que encontrar patologías mentales (que no son condiciones biológicas), y desódenes y trastornos diversos, pero nada que teniendo una etiología biológica sea diagnosticable desde la psicología.

Quizás si en lugar de referiros a "una larga lista de condiciones biológicas" os limitaseis a pegar la lista de tales condiciones, podría iluminar la oscuridad en que me encuentro en este tema.

Un Invitado sin identificar escribió:y es normal, ya que la medicina en estos momentos no dispone de pruebas diagnósticas eficaces para muchas dolencias, sin embargo esas dolencias ahi estan...

Ciertamente hay muchas patologías que no se pueden aún diagnosticar; pero no conozco ninguna que teniendo una causa biológica, sea diagnosticada psicológicamente (aunque espero que mi ignorancia tenga las horas contadas, ya que estoy segura de que esa larga lista aclarará las cosas definitivamente.
ImagenImagen

Creer en los demás te ayuda a ser mejor. (A. Glass).

Avatar de Usuario
andrea
Administradora
Administradora
Mensajes: 3875
Registrado: Vie, 07 07UTC Nov 07UTC 2003. 4:05 pm

Mensajepor andrea » Lun, 25 25UTC Sep 25UTC 2006. 7:57 pm

Y como parece que no se está entendiendo mi punto de vista acerca del tema, y parece que se me acusa de negar las evidencias, pongo estos otros dos enlaces en los que se discutió sobre el particular, y en los que se me acusaba precisamente de lo contrario.

En el primero explico con mucho detalle las diferencias entre los distintos estudios llevados a cabo, y especifico los resultados; algo que la FIG ya hizo hace tiempo pues siempre hemos defendido las evidencias, así como la asunción de que la transexualidad es una forma más de intersexualidad (Olga Baselga, vicepresidenta de la Fundación fue la traductora del artículo de Gooren "Transexualismo, una forma de intersexo").

Es curioso que ahora se pretenda dar por hecho que opinamos lo contrario. Pero afortunadamente, la ventaja de mantener íntegros los contenidos de los Foros, permiten poner los enlaces respectivos.

Ruego a Helena y a los demás invitados que están dando por hecho algo que no es cierto, que lean los mensajes que yo misma escribí en estos dos hilos:

Primer hilo.
Segundo hilo.
ImagenImagen

Creer en los demás te ayuda a ser mejor. (A. Glass).

Invitado

Mensajepor Invitado » Lun, 25 25UTC Sep 25UTC 2006. 9:25 pm

¿No seria mejor que intentarais establecer unos puntos basicos en los que esteis de acuerdo?

¿Y a partir de ahi desarrollar vuestras diferentes lineas de consideración de este tema?

por ejemplo creo que entre Andrea, Mari Carmen y Helena, las tres estan ya de acuerdo en que Travesti, Transgenero, Transexual y Persona SHB son diferentes dimensiones de la realidad no?
O sea, conceptos y situacione diferentes, Cierto?

Creo que tambien estan las 3 de acuerdo en que esto es una forma de Intersexo no?

Asi... Intenten establecer una base en la que coincidan las 3, y luego sigan a partir de ahi.

No se, creo que seria una buena idea, porque sino seguir siempre discutiendo sobre lo mismo, y seguir todo el tiempo rebuscando los seis pies al gato, asi solo nos cansamos los lectores, y no llegamos a nada conclusivo, esclarecedor, con lo cual nos podamos identificar de modo claro.

O sea menos critica gratuita estaria bien, informarse propiamente bien de estos asuntos para despues poder desarrollar debates basados en la informacion y en las evidencias cientificas con las que contamos, estaria mejor, que seguir todo el tiempo dando vueltas en torno a las mismas cosas, para hacer siempre sobreponer las propias opiniones o perspectiva del asunto.

Yo sugiero esto:

Primero, crear una base con las cosas en las que las 3 esten ya de acuerdo.

Segundo, desarrollar el debate a partir de esa base.

Esto permitira perfilar de un modo mas esclarecedor vuestras 3 diferentes posiciones y asi podemos aprender todos de esto, y sacar algo provechoso.

¿¿¿Qué les parece???

Invitado

Mensajepor Invitado » Lun, 25 25UTC Sep 25UTC 2006. 9:30 pm

Ah y otra cosa queria preguntar:

La posicion de Andrea es la posicion de la FIG, la posicion de Helena se vincula con su trabajo como Voluntaria en el SHB European Project, pero la posicion de Mari Carmen ¿como se podria definir o hacia que se vincula?, ¿se vincula con la FIG?, ¿es independiente?, ¿atiende a que preferencias en particular, transgender, travesti, transexual?...

Creo que esto es importante que lo definan, y que sean LIMPIOS con ello, sin asociaciones de complicidad de unos con otros, por unos motivos u otros... No se si me explico bién....

julia.
Maestr@
Maestr@
Mensajes: 594
Registrado: Lun, 28 28UTC Jun 28UTC 2004. 11:53 am

Mensajepor julia. » Lun, 25 25UTC Sep 25UTC 2006. 9:39 pm

Helena M. Sánchez escribió:
MariCarmen escribió:¿a qué variación biológica te refieres en concreto?

...la evidente variación neurológica estructural de un area cerebral denominada BSTc, un importantísimo núcleo del hipotálamo humano, responsable de la Identidad Sexual del individuo.

Helena, ¿y en qué consiste esa evidente variación neurológica del BTSc?

Helena M. Sánchez escribió:...variación que se comienza a producir en el periodo de gestación, como han mostrado muchos estudios.

Gracias. ¿Serías tan amable de facilitarme la referencia bibliográfica de tres o cuatro de esos muchos etudios que han mostrado que la variación del BTSc comienza a producirse en el periodo de gestación? Por otro lado, ¿cómo han podido hacer evidente que las variaciones del BTSc comiencen a producirse en el periodo de gestación? ¿Es que se ha hecho alguna vez un estudio sobre un universo estadístico de bebitos lo suficientemente amplio como para poder contrastarlo después con los resultados en estos bebitos cuando son personas adultas y muchos de ellos transexuales? Es que si no se ha hecho así, perdona, pero no sé cómo podría demostrarse que esa variación biológica del BTSc se comienza a producir en el periodo de gestación. Bueno, ya me lo contarás.

Helena M. Sánchez escribió:
MariCarmen escribió:si nos indicas que esa variación no es de nacimiento sino que se produce en el desarrollo sexual humano

¿Cuándo he dicho yo que ésta variación no es de nacimiento? Shocked
¿Podría por favor indicarme dónde escribi yo esas palabras?

Discúlpame, Helena, pero quizá dí erróneamente por descontado (por eso te pedí que me corrigieras si no te había entendido bien) que nadie había hecho el experimento que te acabo de mencionar arriba, o sea la visualización (por cierto, ¿cómo se hace en vida de la persona?) del BTSc de muchísimos cerebros de fetos y su seguimiento hasta el estado de persona adulta madura para saber si de entre ellos los que hubieran resultado transexuales tenían esa variación.

Helena M. Sánchez escribió:El desarrollo sexual humano se inicia ya en el periodo de gestación, creo que le faltan conocimientos muy básicos de Sexualidad Humana.

Gracias, es posible :) pero si revisas mis mensajes de junio verás que he sostenido algunos debates sobre el proceso del desarrollo sexual, así que puedes quedarte tranquila, Helena, que mis conocimientos, que son los que generan mis preguntas (aunque pueda no parecértelo), son algo más que básicos, aunque no creo que muy grandes, ni que tampoco tengan que serlo para dilucidar esta cuestión, tal como está planteada. Lo que ocurre es que me he leído las dos fases del experimento de Gooren, Swaab y sus compañeros en sus dos publicaciones y no recuerdo haber visto allí que se hablara sobre que las diferenciaciones que presuntamente marcaría el BSTc fueran originadas sin ninguna duda en el periodo fetal y es por eso que ni lo cuestioné. En cualquier caso, piensa que el estudio de los mencionados doctores lo único que indicaría, a nada que reflexiones despacio sobre ello, sería que en las personas transexuales estudiadas había una cierta diferenciación neuronal sexual dimórfica en el momento en que se los estudió, no que esa diferenciación estuviera motivada por una variación automática del cerebro procedente del estado fetal y que fuera la que determinase que la persona fuera de ese modo.

Por eso es que me parece que queda sin resolver quién fué primero, si el huevo o la gallina, porque honestamente, creo que es que no tenemos ningún derecho a pensar que ese resultado neuronal es lo que produce el transexualismo como tampoco tenemos ningún derecho a pensar que no lo sea, sino que simplemente no se puede determinar por ese medio.

Fíjate si no, ¿quién nos dice a nosotros que esa situación neuronal no puede ser el resultado provocado en el cerebro de haber decidido que el sexo del cuerpo no se corresponde con el de la identidad de género? Actualmente sabemos que el cerebro cambia su estructura interna de acuerdo con modificaciones que son producidas por influencias socioculturales, como por ejemplo, que un potenciamiento cultural de la capacidad semántica produce un desarrollo del cerebro derecho y algunas de las áreas que están sobre la zona correpondiente a las capacidades auditivas. Osea, que se sabe desde hace muchísimo tiempo que el cerebro es muy plástico e influenciable en su desarrollo.

Por lo tanto, en este tema todo son sospechas y conjeturas todo lo más, no hay nada definitivo, para desgracia de todos.

Helena M. Sánchez escribió:
MariCarmen escribió:¿en qué fase de ese desarrollo se produce y qué la desencadena?

Se produce desde estapas tempranas de la gestación ya, según tengo leido en diferentes estudios. Está muy bién documentado, usted también podría documentarse con mas precisión si así lo desea.

Ya te digo que si lo tienes a bien me gustaría que me hicieras el favor de ilustrarme al respecto, ya que, según yo lo entiendo, parece claro es que la diferenciación sexual en la morfología del cerebro no es exactamente fruto del periodo fetal (como pareciera que se estuviera diciendo respecto al BSTc) sino del periodo que va entre los 24 a los 36 meses de vida. Por eso, insisto, ni me cuestioné que pudiera producirse la variación biológica antes de ese periodo, ya que no conozco ningún estudio que lo demuestre y si tú lo conoces te agradecería mucho que me lo dijeses.

Helena M. Sánchez escribió:En cuanto a qué lo desencadena, no parece estar claro del todo en este momento todavía, se piensa que se trata de un origen multi-factorial relacionado con las hormonas. Lo importante es QUE SE DESENCADENA, ¿entiende?... En otras palabras, ésta variación neurológica está ya descubierta, es un hecho, una realidad biológica (por más que les pese a algunos), es un hecho biológico real que está ahí, sepamos o no el por qué o la causa.

Desearía que fuera cierto, Helena, pero yo es que necesito pruebas concluyentes y hasta ahora lamentablemente no he podido obtenerlas. Confío mucho en tu amabilidad.

Helena M. Sánchez escribió:
MariCarmen escribió:¿en qué se diferencian esos procedimientos o resultados psicológicos de los casos en que se diagnostica otro tipo de transexualismo que no sea una variación biológica en el desarrollo de la persona analizada?

Creo que usted esta un tanto confundida aqui. El Transexualismo es la variación biológica de la que estamos hablando, ¿A qué otro tipo de "transexualismo" se refiere Usted? Shocked

Me refería a que en qué se diferencia el modo de diagnosticar SHB del modo de diagnosticar transexualismo antes de que apareciera la idea de rebautizarlo como SHB (tal como me explicas), o sea, que en qué ha avanzado esa metodología de diagnóstico para que ahora se pueda inducir de ella que la persona diagnosticada como transexual es porque tiene esa variación biológica.

Helena M. Sánchez escribió:"transexualidad" es un concepto a la vez diferente, es un vocablo de más vasta inclusión que se extiende al reino animal, mientras que Transexualismo es el nombre de nuestra condición médica en seres humanos exclusivamente (CIE-10).

Sobre este tema, si te interesa, ya contesté ampliamente a la carta de Sonia Hargain que se nos refirió. Y bueno, si haces una búsqueda verás lo que pienso al respecto y después de leerlo me gustaría saber qué es lo que piensas tú.

Helena M. Sánchez escribió:
MariCarmen escribió:o, dicho más fácilmente, ¿cuál es el método que se usa para diagnosticarse algo de base biológica sin un examen biológico?

Pues el mismo método que se lleva usando desde hace más de sesenta años, análisis psicológico del paciente, psicoterapia si es necesaria para facilitar el diagnóstico... ¿Es bién conocido ya no le parece?, de éste modo se han diagnosticado ya cientos de miles de casos de Transexualismo durante los últimos al menos sesenta años, está ampliamente documentado y reconocido por los Standards of Care de la HBIGDA.

Gracias, Helena, osea, que me confirmas taxativamente que no se ha avanzado nada en el modo de diagnosticar el transexualismo y simplemente se le ha cambiado la etiqueta llamándolo síndrome a pesar de que no hay modo todavía de demostrar que lo es (porque los síndromes son estados biológicos diagnosticables biológicamente), ¿me equivoco?

Helena M. Sánchez escribió:Hoy en dia hay varias enfermedades del cerebro como la Esquizofrenia (antes se consideraba enfermedad mental), la enfermedad de Parkinson o la enfermedad de Alzheimer, que se siguen diagnosticando via psicológica como en la forma tradicional, o así se hizo hasta muy poco en la mayoria de los hospitales hasta que solo muy recientemente se desarrollaron mejores tecnicas de diagnóstico cerebral por imagen

Pues que yo sepa, ninguna de esas enfermedades reclama para sí una etiología inconfundiblemente biológica, como sí lo hace el SHB, así que no me parece que puedan servir como punto de comparación. En cualquier caso, cualquiera de estas enfermedades podría mostrar una relación biunívoca causa efecto con muchas de las marcas neuronales que dejan, por lo tanto tampoco en eso se parecerían a lo que tratamos, donde tal relación biunívoca todavía no puede ni presumirse ni atisbarse, por el estadio en que está la experimentación.

Helena M. Sánchez escribió:La base neurológica del Transexualismo (o moderno SHB) ya es un hecho avalado por los expertos, y la base genética según apuntan diversos estudios, está muy cerca de serlo ya.

¡Qué interesante! ¿Podrías, por favor, decirme qué expertos avalan la base neurológica del transexualismo o SHB? Yo es que no la he visto avalada por expertos en ninguna parte y quisiera estar al día. Gracias. Y, por supuesto, ¿serías tan amable de decirme en qué consiste esa base genética de la que hablas y por qué piensas que está muy cerca de ser avalada también por expertos?

Helena M. Sánchez escribió:
MariCarmen escribió:aunque, ojito, eso también tendría muchos peligros que he leído que se han mencionado en varios de los subforos de la F.I.G., como por ejemplo, que personas que actualmente son consideradas como SHB o transexuales clásicos pudieran llegar a descubrir que no poseen en su naturaleza biológica los elementos precisos que permitirían justificar su condición, lo que seguramente sería terrible para ellos, o eso pienso yo que me pasaría si estuviera en ese caso.

Si esas personas que se pensaba que padecian Transexualismo (o moderno SHB) en realidad se descubre que no lo padecen, ¿que puede haber de terrible en ello?... Al contraio, seria un alivio para esas personas no cree?...

Chica, pues no sé :blink: se me ocurre pensar en las personas que se hubieran reasignado porque les hubieran diagnosticado SHB y que después si es que se llegara de verdad a poder hacer pruebas biológicas para establecer el diagnóstico biológico esas pruebas indicaran que la persona no era transexual... No sé, lo menos que se me ocurre pensar es lo incómodo que resultaría, ¿no? Pero si crees que no tiene por qué resultar incómodo para las personas reasignadas quizás sí estés de acuerdo conmigo en que iba a resultar al menos muy incómodo para los doctores que hubieran diagnosticado inequívoco SHB equivocándose, ¿no? Eso demostraría que su metodología de diagnóstico psicológico no servía para mucho y seguramente mucha gente no estaría muy contenta con ellos.

Me perdonarás, Helena, pero es que yo sigo pensando que no hay nadie más apto para saber cuál es el propio género que la propia persona y que no es necesario que nadie venga a decirte a qué género perteneces y mucho menos con procedimientos cuya eficacia no tiene ninguna garantía, como lo prueba lo ampliamente cuestionable de los métodos y las enormes meteduras de pata que supone la cantidad de personas diagnosticadas con SHB que después se han arrepentido y cuya mención está hecha en estos mismos foros ya hace tiempo.

Helena M. Sánchez escribió:aqui no hay "jerarquias", somos todos seres humanos, y no se me ocurre que por ser transexual, o transgenero, o persona con SHB ...pueda ser uno mejor o superior que el otro, solo las mentes pequeñas piensan asi, desgraciadamente, desde su limitada perspectiva humana.

Estoy completamente de acuerdo contigo y me alegra saber que piensas también así.

Y bueno, quizás dentro de poco, si saco todo el tiempo que necesitaría para eso, me anime a hacer aquí unos comentarios y observaciones directamente a los artículos de Gooren, Swaab Zhou y sus compañeros, porque creo que trabajar con las fuentes nos evitará muchos problemas de malentendidos, ¿no te parece, Helena?

Con todo cariño,
Mari Carmen

Invitado

Mensajepor Invitado » Mar, 26 26UTC Sep 26UTC 2006. 8:32 am

Una Diferencia En El Cerebro Humano y Su Relación Con La Transexualidad.


Por J.-N. Zhou, M. Hofman, L.J. Gooren y D.F. Swaab

Los transexuales tienen el fuerte sentimiento, que con frecuencia se remonta a la infancia, de que nacieron con el sexo equivocado. La posible psicogenia o etiología biológica de la transexualidad ha sido el tema de debate durante muchos años. Aquí mostramos que el volumen de la subdivisión central de la cama núcleo de la stria terminalis (BSTc), un área del cerebro que es esencial para el comportamiento sexual, es más grande en los hombres que en las mujeres. Un BSTc de tamaño femenino fue encontrado en transexuales de hombre a mujer. El tamaño del BSTc no fue influenciado por las hormonas sexuales en la edad adulta y fue independiente de la orientación sexual. Nuestro estudio es el primero en mostrar una estructura del cerebro femenina en transexuales genéticamente masculinos y apoya la hipótesis de que la identidad de género se desarrolla como un resultado de la interacción entre el cerebro que se está desarrollando y las hormonas sexuales.

La investigación de la genética, las gónadas, o el nivel de hormonas de los transexuales hasta ahora no ha producido ningún resultado que explique su estatus. En animales experimentales, sin embargo, las mismas hormonas gonadales que prenatalmente determinan la morfología de los genitales también tienen influencia en la morfología y en el funcionamiento del cerebro de una manera sexualmente dimórfica. Esto condujo a la hipótesis de que la diferenciación sexual en el cerebro de los transexuales podría no haber seguido la línea de la diferenciación sexual del conjunto del cuerpo. En años recientes, varias diferencias anatómicas en relación con el sexo y la orientación sexual han sido observadas en el hipotálamo humano, pero hasta ahora ninguna investigación neuroanatómica se ha efectuado en relación con la expresión de la identidad de género cruzada (transexualidad).

FIGURA 1: Sección frontal esquemática a través de dos subdivisiones de la cama nuclear de la stria terminalis (BST) que están destacadas. III: tercer ventrículo; AC: comisura anterior; BSTc y BSTv: subdivisiones central y ventral del BST; FX: fornix; IC: cápsula interna; LV: ventrículo lateral; NBM: núcleo basali de Meynert; OT: región óptica; PVN: núcleo paraventricular; SDN: núcleo sexualmente dimórfico; SON: núcleo supraóptico.

Hemos estudiado el hipotálamo de seis transexuales de hombre a mujer (T1-T6); este material fue recolectado durante los últimos once años. Buscamos una estructura cerebral que fuese sexualmente dimórfica, pero no influenciada por la orientación sexual, pues los transexuales de hombre a mujer pueden estar "orientados" hacia cualquiera de los sexos en lo que se refiere a la conducta sexual. Nuestras anteriores observaciones mostraron que el núcleo paraventricular (PVN), el núcleo sexualmente dimórfico (SDN) y el núcleo supraquismático (SCN) no reunían estos criterios (y [6] datos sin publicar). Aunque no hay un modelo animal aceptado para alteraciones de identidad de género, la cama núcleo de la stria terminalis (BST) se reveló ser un candidato apropiado para el estudio por los siguientes motivos. Primero, es sabido que el BST juega un papel esencial en la conducta sexual de los roedores. No sólo se han encontrado receptores de estrógeno y andrógeno en el BST, sino que también es un centro de aromatización mayor en el cerebro de la rata cuando se está desarrollando. El BST en la rata recibe proyecciones principalmente de la amígdala y proporciona un fuerte ingreso en la región preóptica-hipotalámica. Conexiones recíprocas entre hipotálamo, BST y amígdala también se encuentran bien documentadas en animales de laboratorio. Además, diferencias sexuales en el tamaño y número de células del BST han sido descritas en roedores que son influenciados por esteroides gonadales en desarrollo. También en los humanos se ha informado que una particular parte caudal del BST (BNST-dspm) es 2,5 veces más grande en el hombre que en la mujer.

En la figura 1 se muestra la localización del BST. La parte central del BST (BSTc) se caracteriza por sus células de somatostatín y su inervación vasoactiva intestinal polipéptida (VIP). Nosotros medimos el volumen del BSTc sobre la base de su inervación VIP (Fig. 2).

image 5

Sin embargo, los cráneos descubiertos no son exactamente como

FIGURA 2: Sección representativa del BSTc inervada por polipéptido intestinal vasoactivo (VIP). A: hombre heterosexual; B: mujer heterosexual; C: hombre homosexual; D: transexual hombre a mujer. Barra=O,5 mm. LV: ventrículo lateral. Observar que hay dos partes del BST en A y B: subdivisión medial de tamaño pequeño (BSTm), y gran subdivisión central de tamaño oval (BSTc).

El volumen del BST en hombres heterosexuales (2,49 aprox.0,16 mm cúbicos) era un 44% más grande que en mujeres heterosexuales (l,73 aprox.0,13 mm cúbicos)(P<0.005) (Fig. 3). Se encontró que el volumen del BST en hombre homo y heterosexuales no difería en una forma estadísticamente significativa (2,81 aprox. 0,20 mm cúbicos)(P=0.26). El BSTc era un 62% más grande en los hombre homosexuales que en las mujeres heterosexuales (P<0.005). El SIDA no parece tener influencia sobre el tamaño del BSTc: el tamaño del BSTc de dos mujeres heterosexuales infectadas de SIDA y el de tres hombres heterosexuales igualmente infectados de SIDA permanecieron dentro de los límites de sus correspondientes grupos de referencia. Los heterosexuales infectados de SIDA fueron por consiguiente incluidos en el correspondiente grupo de referencia a efectos estadísticos. Un pequeño volumen de BSTc fue encontrado en los transexuales de hombre a mujer (1,30 aprox 0,23 mm cùbicos). Su tamaño era sólo del 52% del que se encontró en los hombres de referencia (P<0.005) y del 46% del de los hombres homosexuales (P<0.005). Aunque el volumen medio del BSTc de los transexuales era incluso más pequeño que el de las mujeres, la diferencia no llegaba a tener significación estadística (P=0.13). El volumen del BSTc no estaba relacionado con la edad en ninguno de los grupos de referencia estudiados (P0.15), indicando que el pequeño tamaño del BSTc que se observó en los transexuales no era debido al hecho de que eran, en promedio, de l0 a 13 años mayores que los hombres hetero y homosexuales.

El BST juega un papel esencial en el comportamiento sexual masculino y en la regulación de la descarga de gonadotropina, como muestran los estudios realizados en ratones. No hay evidencia directa de que el BST juegue este papel en el comportamiento sexual humano, pero nuestra demostración de un patrón dimórfico en el tamaño del BSTc humano, que está de acuerdo con las diferencias sexuales previamente descritas en una parte más caudal del BST (BNST-dspm) [19], indica que este núcleo puede también estar involucrado en las funciones humanas sexuales o reproductivas. Se ha propuesto que las diferencias neuroquímicas en el BST del ratón pueden ser debidas al efecto de las hormonas sexuales durante el desarrollo y en la edad adulta [22,23]. Nuestros datos con humanos, sin embargo, indican que el volumen del BSTc no se ve afectado por la variación de las hormonas sexuales a edad adulta. El volumen de BSTc de una mujer de 46 años que había sufrido durante por lo menos un año un tumor del córtex adrenal que producía altos niveles sanguíneos de androstenodiona y testosterona, estaba en el registro del de otras mujeres. Más aún, dos mujeres postmenopaúsicas (de más de 7O años) mostraron un BSTc de tamaño femenino completamente normal (Fig. 3: M1, M2). Como todos los transexuales han sido tratados con estrógenos, el reducido tamaño del BSTc podría posiblemente ser debido a la presencia de altos niveles de estrógeno en la sangre. La prueba en contra de ello proviene del hecho de que los transexuales T2 y T3 mostraron los dos un pequeño BSTc, del tamaño del femenino (Fig.3), a pesar de que T2 dejó de tomar estrógeno aproximadamente 15 años antes de su muerte, pues sus niveles de prolactina eran demasiado elevados y T3 detuvo el tratamiento de hormonas pues le fue encontrado un sarcoma aproximadamente tres meses antes de su muerte.También un hombre de 31 años que sufría de un tumor adrenal feminizante que causaba altos niveles de estrógeno, tenía, sin embargo, un BSTc muy grande (Fig. 3: S2).

FIGURA 3: Volumen de BST inervado con fibras VIP en hombres presuntamente heterosexuales (M), homosexuales (HM), mujeres presumidamente heterosexuales (M) y transexuales de hombre a mujer (TM). Los seis transexuales están numerados de T1 a T6. Los pacientes con niveles anormales de hormonas sexuales están numerados de S1 a S4. M1 y M2: mujeres postmenopaúsicas. Las barras indican mediana aprox. SEM. Símbolos abiertos:individuos que murieron de SIDA. METODOS. Cerebros de 42 sujetos emparejados por edad, fueron investigados el tiempo de fallecimiento y fijación con formalín. La autopsia se realizó siguiendo el requerido permiso. Para el manchado inmunocitoquímico de VIP, las secciones de parafina fueron hidratadas y rociadas en TBS (Tris amortiguada salina: 0,05 M tris, 0,9% NaCl, pH 7,6). Las secciones fueron incubadas con 200 ul anti-VIP (Viper, l8/9/86) 1:1000 en 0,5 de tritón en TBS reposado a 4ºC. Los procedimientos inmunocitoquímicos y morfométricos fueron realizados tal como se describe extensamente en otro lugar. En resumen, las secciones seriales 6 mm del BSTc fueron estudiadas por medio de un digitalizador (Calcomp 2000) conectado a un HP-UX 9,0, usando un microscopio Zeiss equipado con un objetivo 2,5x y con oculares 10x (PLAN). El manchado fue realizado cada cincuentavo de sección con anti-VIP. Los bordes rostrales y caudales del BSTc fueron destacados manchando cada décima sección en el área. El volumen del BSTc fue determinado integrando todas las mediciones de área de las secciones del BSTc que fueron inervadas con fibras VIP. En un estudio piloto, el tamaño del BSTc fue medido en ambos lados en ocho sujetos (cinco mujeres y tres hombres) y no se observaron asimetrías izquierda-derecha: el BSTc izquierdo (1,71 aprox. 0,16 mm cúbicos) fue comparable en tamaño al BSTc derecho (1,83 aprox. O,3O mm cúbicos) (P=O,79). Tampoco se observó asimetría en el BSTdspm. El resto de nuestro estudio fue por consiguiente efectuado en un solo lado del cerebro. El peso del cerebro de los transexuales masculinos (1385 aprox.75 g) no era diferente del de los hombres de referencia (l453 aprox. 25 g) (P=O,61) o del de las mujeres (1256 aprox.35g) (P=O,23). La causa de la muerte de los seis transexuales fue suicidio (T1), enfermedad cardiovascular (T2, T6), sarcoma (T3), SIDA,neumonía, peridarditis (T4) y fallo hepatítico (T5). La orientación sexual de los miembros del grupo de referencia (12 hombres y 11 mujeres) era generalmente desconocida, pero presumiblemente la mayoría de ellos eran heterosexuales. La orientación sexual de nueve homosexuales constaba en los registros clínicos. Las diferencias entre los grupos fueron probadas dos veces utilizando el test Mann-Whitney U. Un nivel del 5% de significación fue utilizado en todos los tests estadísticos.

Una posible explicación de nuestros resultados sería que el tamaño femenino del grupo de transexuales fuese debido a la falta de andrógenos, pues todos ellos habían sido castrados con excepción de T4. Sin embargo, estudiamos a otros hombres que habían sido castrados a causa de un cáncer de próstata (uno y tres meses antes de su muerte: S4 y S3 respectivamente), y encontramos que el tamaño de su BSTc se situaba en el extremo alto de la gama masculina normal. El tamaño del BSTc del único transexual que no había sido castrado (T4) se situaba en el medio de las marcas de los transexuales (Fig. 3). No sólo cinco de los transexuales estaban castrados, sino que además todos habían utilizado el antiandrógeno acetato de ciproterona (D.C.I.). Un efecto del D.C.I. sobre el BSTc no parece verosímil, pues T6 no había tomado D.C.I. durante los últimos 1O años, y T3 no tomó

D.C.I. durante los dos años anteriores a la muerte y a pesar de ello tenía un BSTc de tamaño femenino.

En resumen, nuestras observaciones sugieren que el pequeño tamaño del BSTc en transexuales de hombre a mujer no puede ser explicado por diferencias en el nivel de hormonas sexuales en la edad adulta, sino que se establece durante el desarrollo por la acción organizativa de las hormonas sexuales, una idea apoyada por el hecho de que una castración de la rata macho recién nacida y una androgenización de la rata hembra de hecho produjo cambios significativos en el número de neuronas del BST y suprimió su dimorfismo sexual.

Considerado junto con información sobre animales, nuestro estudio apoya la hipótesis de que las alteraciones en la identidad de género pueden desarrollarse como resultado de una interacción alterada entre el desarrollo del cerebro y las hormonas sexuales. La acción directa de factores genéticos también debe ser tomada en consideración sobre la base de los experimentos con animales.

No encontramos ninguna relación entre el tamaño del BSTc y la orientación sexual, es decir, el que les atrajeran los hombres (T1,T6), las mujeres (T3, T2, T5), o ambos (T4). Más aún, el tamaño del BSTc no es diferente en hombres homosexuales y heterosexuales, lo cual renforzó la idea de que el reducido tamaño del BSTc es independiente de la orientación sexual. Además, no hay diferencia en el tamaño del BSTc entre los transexuales que empezaron pronto (T2, T5, T6) y los que empezaron tarde (T1, T3), lo cual indica que el reducido tamaño se relaciona con la alteración de la identidad de género per se más bien que con la edad a la cual ésta es aparente. Es muy interesante que el reducidísimo tamaño del BSTc en los transexuales parezca ser una diferencia cerebral muy local. No pudimos observar cambios similares en otros tres núcleos hipotalámicos, es decir, el PVN, el SDN o el SCN en los mismos individuos (información no publicada). Ello puede ser debido a que estos núcleos no se desarrollan todos al mismo tiempo, o a la diferencia entre estos núcleos y el BST con respecto a la presencia de receptores de hormonas sexuales o aromatasa. Ahora estamos estudiando la distribución de receptores de hormonas sexuales y la actividad de la aromatasa en varios núcleos hipotalámicos en relación con la orientación sexual y el género.

AGRADECIMIENTOS

Le damos las gracias a los señores B. Fisser, H. Stoffesl, G. van der Meulen, y a las señoras T. Eikelboom y W. T. P. Verweij por su ayuda, y a los doctores R. M. Buijs, M. A. Corner, E. Fliers, A. Walter y F. W. van Leeuwen por sus comentarios. Los cerebros fueron proporcionados por el banco de cerebros de Holanda (coordinador el doctor R. Ravid). Este estudio fue apoyado por N. W. O.

REFERENCIAS

Money, J. and Gaskin , Int. J. Psychiatry, 9 (1970/1971) 249.

Gooren, L.J.G., Psychoneuroencrinology, 15 (1990) 3-14.

Kawakami, M. and Kimura, F., Endocrinol. Jap., 21 (1974) 125-130.

Emery, D.E. and Sachs, B.D., Physiol. Behav., 17 (1976) 803-806.

Editorials Lancet, 338 (1991) 603-604.

Swaab, D.F. and Hofman, M.A., TINS, 18 (1995) 264-270.

Money, J., Schwartz, M. and Lewis, V.G., Psychoneuroendocrinology, 9 (1984) 405- 414.

Sheridan, P.J., Endocrinology, 104 (1979) 130-136.

Commins, D. and Yahr, D., J. Comp. Neurol., 231 (1985) 473-489.

Jakab, R.L., Horvath, T.L., Leranth, C., Harada, N. and Naftolin, F.J., Steroid Biochem. Molec. Biol., 44 (1993) 481-498.

Eiden, E.L., Hökfelt, T, Brownstein, M.J. and Palkovits, M., Neuroscience, 15 (1985) 999-1013.

De Olmos, J.S. In: Paxinos, G. (Ed.), The Human Nervous System, Academic Press, San Diego, 1990, pp. 597-710.

Woodhams, P.L., Roberts, G.W., Polak, J.M. and Crow, T.J., Neuroscience, 8 (1983) 677-703.

Simerly, R.B., TINS, 13 (1990) 104-110.

Arluison, M., et al., Brain Res. Bull., 34 (1994) 319-337.

Bleier, R., Byne, W. and Siggelkow, I., J. Comp. Neurol., 212 (1982) 118-130.

Del Abril, A., Segovia, S. and Guillamón, A., Dev. Brain Res., 32 (1987) 295-300.

Guillamón, A., Segovia, S. and Del Abril, A., Dev. Brain Res., 44 (1988) 281-290.

Allen, L.A. and Gorski, R.A., J. Comp. Neurol., 302 (1990) 697-706.

Walter, A., Mai, J.K., Lanta, L. and Görcs, T.J., Chem. Neuroanat., 4 (1991) 281-298.

Claro, F., Segovia, S., Guilamón, A. and Del Abril, A., Brain Res. Bull., 36 (1995) 1-10.

Simerly, R.B. and Swanson, L.W., Proc. Natl. Acad. Sci. U.S.A., 84 (1987) 2087- 2091.

De Vries, G.J., J. Neuroendocrinol., 20 (1990) 1-13.

Pilgrim, Ch. and Reisert, I., Horm. metab. Res., 24 (1992) 353-359.

Swaab, D.F., Zhou, J.N., Ehlhart, T. and Hofman, M.A., Brain Res., 79 (1994) 249- 259.

Zhou, J.N., Hofman, M.A. and Swaab, D.F., Neurobiol. Aging (1995) in press.

Zhou, J.N., Hofman, M.A. and Swaab, D.F., Brain Res. 672 (1995) 285-288.

Swaab D.F. and Hofman M.A., Brain Res., 537 (1990) 141-148.

Debe dirigirse la correspondencia y las peticiones a:

J.-N. Zhou, M.A. Hofman and D.F. Swaab

Graduate School Neurosciences Amsterdam

Netherlands Institute for Brain Research

Meibergdreef 33

1105 AZ Amsterdam ZO

The Netherlands

L.J.G. Gooren

Department of Endocrinology

Free University Hospital

1007 MB Amsterdam

The Netherlands


http://www.carlaantonelli.com/informe_s ... alidad.htm

Invitado

Mensajepor Invitado » Mar, 26 26UTC Sep 26UTC 2006. 8:33 am

Definition and Synopsis of the Etiology of Adult Gender Identity Disorder and Transsexualism



1.Gender Identity Disorder is defined as an incongruence between the physical phenotype and the gender identity[1], that is, the self identification as male or female. The experience of this incongruence is termed Gender Dysphoria. The most extreme form, in which individuals need to adapt their phenotype with hormones and surgery to make it congruent with their gender identity, is called transsexualism[2], Those individuals experiencing this condition are referred to as trans people, that is, trans men (female to male) and trans women (male to female).

2.Transsexualism can be considered to be a neuro-developmental condition of the brain. Several sexually dimorphic nuclei have been found in the hypothalamic area of the brain (Allen & Gorski, 1990; Swaab et al., 2001). Of particular interest is the sexually dimorphic limbic nucleus called the central subdivision of the bed nucleus of the stria terminalis (BSTc) which appears to become fully volumetrically sexually differentiated in the human brain by early adulthood. This nucleus has also been found to be sexually dimorphic in other mammalian and avian species (Miller & Vician, 1989; Grossmann & Jurkevich, 2002). In human males the volume of this nucleus is almost twice as large as in females and its number of neurons is almost double
(P <0.006) (Zhou et al., 1995; Kruijver et al., 2000; Chung et al., 2002).

3. The Kruijver et al. study, cited above, indicates that in the case of transsexualism this nucleus has a sex-reversed structure. This means that in the case of trans women (n=7), the size of this nucleus and its neuron count was found to be in the same range as that of the female controls (n=13) and, therefore, women in the general population. In the only available brain of a trans man, the volume and structure of this nucleus was found to be in the range of the male controls (n=21) and, therefore, men in the general population. It is hypothesised that this male-like BSTc will be present in other trans men as well. These findings were independent of sexual orientation and of the use of exogenous sex hormones. In the 42 human brains collected for this study, the BSTc was found to have a structure concordant with the psychological identification as male or female. It is inferred that the BSTc is an important part of a sexually dimorphic neural circuit, and that it is involved in the development of gender identity (Kruijver et al., 2000).

4. Sexual differentiation of the mammalian brain starts during fetal development and continues after birth (Kawata, 1995; Swaab et al., 2001). It is hypothesised that in humans, in common with all other mammals studied, hormones significantly influence this dimorphic development although, at present, the exact mechanism is incompletely understood. It is also postulated that these hormonal effects occur at several critical periods of development of the sexual differentiation of the brain during which gender identity is established, initially during the fetal period, then around the time of birth; and also post-natally. Factors which may contribute to an altered hormone environment in the brain at the critical moments in its early development might include genetic influences (Landen, 1999; Coolidge et al, 2002) and/or medication, environmental influences (Diamond et al., 1996; Whitten et al., 2002), stress or trauma to the mother during pregnancy (Ward et al., 2002; Swaab et al., 2002).

5. Gender identity usually continues along lines which are consistent with the individual's phenotype, however, a very small number of children experience their gender identity as being incongruent with their phenotype. Adult outcomes in such cases are varied and cannot be predicted with certainty. It is only in a minority of these children that, regardless of phenotypical socialisation and nurture, this incongruence will persist into adulthood and manifest as transsexualism (Green, 1987; Ekins, 1997; Prosser, 1998; Di Ceglie, 2000; Ekins & King, 2001; Bates, 2002).

6. As stated, in trans people, a sex-reversed BSTc has been found. The findings of a specific sex-reversed brain organisation in trans people provides evidence consistent with the concept of a biological element in the etiology of transsexualism. The evidence for an innate biological predisposition is supported by other studies, one example of which, indicates a higher than average correlation with left-handedness (Green & Young, 2001). Where the predisposition for transsexualism exists, psycho-social and other factors may subsequently play a role in the outcome, however, there is no evidence that nurturing and socialisation in contradiction to the phenotype can cause transsexualism, nor that nurture which is entirely consistent with the phenotype can prevent it (Diamond, 1996). There is further clear evidence from the histories of
conditions involving anomalies of genitalia, that gender identity may resolve independently of genital appearance, even when that appearance and the assigned identity are enhanced by medical and social interventions (Imperato-McGinley, 1979; Rosler& Kohn, 1983; Diamond, 1997; Diamond and Sigmundson, 1997; Kipnis & Diamond, 1998; Reiner, 1999; Reiner, 2000). It is not possible to identify one single cause for transsexualism: rather, its causality is highly complex and multifactorial. The condition requires a careful diagnostic process, based largely on self-assessment, facilitated by a specialist professional.

7. In conclusion, transsexualism is a neuro-developmental condition of the brain. (Zhou et al., 1995; Kruijver et al., 2000).[3] The condition cannot be overcome by contrary socialisation, nor by psychological or psychiatric treatments alone (Green, 1999). Individuals may benefit from an approach that includes a programme of hormones and corrective surgery to achieve realignment of the phenotype with the gender identity, accompanied by well-integrated psychosocial interventions to support the individual and to assist in the adaptation to the appropriate social role. Treatments may vary, and should be commensurate with each individual’s particular needs and circumstances.

[1] The term ‘gender identity’ is used, in the UK, to indicate the self-identification as male or female. However, terminology varies around the world, and the term ‘sexual identity’ is preferred by many in the US. (pace Professor Milton Diamond). See “Sex and Gender are different: Sexual Identity & Gender Identity are Different”, (2000) Clinical Psychology & Psychiatry, Vol 7 (3):320-334.

[2] The transsexual condition is also referred to in various ways (Diamond M, 2002 In Press) “What’s In a Name? Some terms used in the discussion of Sex and Gender”. Transgender Tapestry.

[3]The UK government recognises that transsexualism is not a mental illness. See Lord Chancellor’s Department – government policy concerning transsexual people. www.lcd.gov.uk/constitution/transsex/policy.htm


Signatories:

Dr Henk Asscheman, MD, PhD (The Netherlands)*

Professor Michael Besser, DSC, MD, FRCP, SmedSci. (UK)

Dr Susan Carr, MPhil. MFFFP. DDRCOG. (UK)

Dr Domenico di Ceglie, FRCPsych., DIP. PSICHIAT (Italy) (Child Section) (UK)*

Professor Milton Diamond , PhD (Chair) (USA)*

Professor Richard Green, MD, JD, FRCPsych. (UK)

Professor Louis Gooren, MD, PhD (The Netherlands)

Dr Frank Kruijver, MD (The Netherlands)*

Dr Joyce Martin, MRCGP, MB ChB, D.Obst.RCOG. (UK)*

Dr Zoe-Jane Playdon, BA(Hons), PGCE, MA, MEd, PhD, DBA, FRSA. (UK)*

Mr David Ralph, MBBS, BSc, FRCS, MS. (UK)

Mrs Terry Reed, JP, BA(Hons), MCSP, SRP, Grad Dip Phys. (UK)*

Dr Russell Reid, MB. ChB, FRCPsych. (UK)*

Professor William Reiner, MD. (USA)

Mr M. Royle, MBBS, FRCS (Urol) (UK)

Professor Dick Swaab , MD, PhD. (The Netherlands)

Mr Philip Thomas MBBS, FRCS (Urol). (UK)

Professor James Walker, MD, FRCP, FRCOG. (UK)

Dr Philip Wilson, DPhil MRCP MRCPCH FRCGP. (UK)

Dr Kevan Wylie, MB, MmedSc, MD, MRCPsych, DSM. (UK)



Invitado

Mensajepor Invitado » Mar, 26 26UTC Sep 26UTC 2006. 8:41 am

MariCarmen escribió:
Helena M. Sánchez escribió:
MariCarmen escribió:¿a qué variación biológica te refieres en concreto?

...la evidente variación neurológica estructural de un area cerebral denominada BSTc, un importantísimo núcleo del hipotálamo humano, responsable de la Identidad Sexual del individuo.

Helena, ¿y en qué consiste esa evidente variación neurológica del BTSc?



Si, le dejo abajo, estudios, para que usted misma lea en que consiste, qué mejor que se lo expliquen los propios médicos expertos....




Helena M. Sánchez escribió:...variación que se comienza a producir en el periodo de gestación, como han mostrado muchos estudios.

Gracias. ¿Serías tan amable de facilitarme la referencia bibliográfica de tres o cuatro de esos muchos etudios que han mostrado que la variación del BTSc comienza a producirse en el periodo de gestación?


Búsquela Usted misma, ya bastante tiempo estoy perdiendo respondiendo sus ignorantes mensajes como para ponerme a buscar documentos en la biblioteca en este momento. Porque verá, yo me documento en Libros de Medicina, no únicamente en informes publicados en internet, si me deja su e-mail, puedo -en cuanto pueda- enviarle reseñas biográficas que Usted puede consultar en una biblioteca en su pueblo o ciudad donde viva. A ver si asi, al final, se educa es Sexualidad Humana elemental, que buena falta le hace, asi como leer unos cuantos estudios al respecto de lo que usted menciona también.





Por otro lado, ¿cómo han podido hacer evidente que las variaciones del BTSc comiencen a producirse en el periodo de gestación? ¿Es que se ha hecho alguna vez un estudio sobre un universo estadístico de bebitos lo suficientemente amplio como para poder contrastarlo después con los resultados en estos bebitos cuando son personas adultas y muchos de ellos transexuales?



Una Gran Carcajada... :D....

Bueno, verá, los investigadores médicos llegan a esas evidencias por diferentes conclusiones basadas en años, en décadas, de estudios a diferentes escalas y niveles en relación con esos asuntos, no es necesario hacer una estadistica de 2000 bebitos para llegar a ciertas conclusiones ;)





Helena, mis conocimientos, son los que generan mis preguntas



Obviamente ;)






Por eso es que me parece que queda sin resolver quién fué primero, si el huevo o la gallina, porque honestamente, creo que es que no tenemos ningún derecho a pensar que ese resultado neuronal es lo que produce el transexualismo como tampoco tenemos ningún derecho a pensar que no lo sea, sino que simplemente no se puede determinar por ese medio.



Como ya dije varias veces en mis anteriores mensajes, hoy en dia los expertos consideran (y yo tambien por supuesto) que el origen, la causa del Transexualismo, es biológicamente multi-factorial, es decir, entran en juego varios factores, no sólo neurológicos, sino también genéticos y hormonales, entremezclados entre si. Los diferentes estudios que se han realizado en la ultima decada y los que se estan realizando en estos momentos, apuntan hacia una etiología biológica multi-factorial del SHB.






Fíjate si no, ¿quién nos dice a nosotros que esa situación neuronal no puede ser el resultado provocado en el cerebro de haber decidido que el sexo del cuerpo no se corresponde con el de la identidad de género?
Actualmente sabemos que el cerebro cambia su estructura interna de acuerdo con modificaciones que son producidas por influencias socioculturales, como por ejemplo, que un potenciamiento cultural de la capacidad semántica produce un desarrollo del cerebro derecho y algunas de las áreas que están sobre la zona correpondiente a las capacidades auditivas. Osea, que se sabe desde hace muchísimo tiempo que el cerebro es muy plástico e influenciable en su desarrollo.



Otra Gran Carcajada.... :D.....

Pero Sra. Mari Carmen, entonces imaginese el tamaño del cerebro que tendria Albert Einstein: No cabria por la puerta!!!! :D


En fin, creo que tendria que leer con más detalle los estudios de Gooren 1995 y 2000 , y por supuesto, leer mas sobre el BSTc per se tambien :)






Helena M. Sánchez escribió:En cuanto a qué lo desencadena, no parece estar claro del todo en este momento todavía, se piensa que se trata de un origen multi-factorial relacionado con las hormonas. Lo importante es QUE SE DESENCADENA, ¿entiende?... En otras palabras, ésta variación neurológica está ya descubierta, es un hecho, una realidad biológica (por más que les pese a algunos), es un hecho biológico real que está ahí, sepamos o no el por qué o la causa.

Desearía que fuera cierto, Helena, pero yo es que necesito pruebas concluyentes y hasta ahora lamentablemente no he podido obtenerlas. Confío mucho en tu amabilidad.



¿Pruebas concluyentes de que se desencadena?... Si, por supuesto, ya le dejo abajo a continuación de mi respuesta, los estudios que se lo prueban.







Gracias, Helena, osea, que me confirmas taxativamente que no se ha avanzado nada en el modo de diagnosticar el transexualismo y simplemente se le ha cambiado la etiqueta llamándolo síndrome a pesar de que no hay modo todavía de demostrar que lo es (porque los síndromes son estados biológicos diagnosticables biológicamente), ¿me equivoco?



Si, se equivoca, no todos los Sindromes son esatdos biológicos diagnosticables biológicamente, ¿de dónde saco esa ridícula conjetura?






Pues que yo sepa, ninguna de esas enfermedades reclama para sí una etiología inconfundiblemente biológica, (Parkinson, Alzheimer, Esquizofrenia)



La naturaleza biológica de esas enfermedades está ya bién afirmada por los especialistas expertos en esas condiciones, si usted niega la Evidencia, eso ya es un problema personal suyo, únicamente.








Helena M. Sánchez escribió:La base neurológica del Transexualismo (o moderno SHB) ya es un hecho avalado por los expertos, y la base genética según apuntan diversos estudios, está muy cerca de serlo ya.

¡Qué interesante! ¿Podrías, por favor, decirme qué expertos avalan la base neurológica del transexualismo o SHB? Yo es que no la he visto avalada por expertos en ninguna parte y quisiera estar al día. Gracias.




Con mucho gusto le dejo abajo la lista de expertos que lo avalan junto al Manifiesto Médico firmado por ellos, avalando la base neurológica del Transexualismo (o moderno SHB).







¿serías tan amable de decirme en qué consiste esa base genética de la que hablas y por qué piensas que está muy cerca de ser avalada también por expertos?



Enlaces para que lo lea Usted misma:

http://www.pediatrics.medsch.ucla.edu/news03/vilain.htm

http://www.world-science.net/exclusives ... ansfrm.htm


(y repito, si me deja su e-mail, le envio reseñas biográficas a otros estudios que no están publicados en internet -o no se donde estan en internet, y desde luego no tengo toda la mañana para buscarlos)







Me perdonarás, Helena, pero es que yo sigo pensando que no hay nadie más apto para saber cuál es el propio género que la propia persona y que no es necesario que nadie venga a decirte a qué género perteneces



Totalmente de acuerdo :D



:D

Saludos, y termino con Usted, porque francamente me aburre. Si otra persona mejor informada, y sin intereses ambiguos por detrás de sus argumentos, está dispuesta a establecer un debate productivo, entonces seguramente habra algun Invitado colega por algún lado, que se anime a responderla, por mi parte mi despedida es ya definitiva.-


Adiós y Saludos a todos, especialmente un afectuoso saludo para Andrea, y me alegra ver que otras personas aqui muestran un mayor respeto por los estudios médicos y las opiniones de los expertos, y no niegan La Evidencia que sale de la Realidad y los Hechos ya concluidos.



Helena M. Sánchez

Voluntaria -SHB European Project




Nota: Dejo abajo los citados estudios que esta ultima persona me solicitó y de los que he hablado. [[ Actu: Estudios puestos previos a este mensaje ]]


Post Nota: Duplicado de mensaje porque el anterior texto salio mal publicado, si la moderadora puede borrar el anterior y dejar este para su mejor lectura, seria mejor asi, gracias.

julia.
Maestr@
Maestr@
Mensajes: 594
Registrado: Lun, 28 28UTC Jun 28UTC 2004. 11:53 am

Mensajepor julia. » Mar, 26 26UTC Sep 26UTC 2006. 8:54 am

Hola Helena, me imagino que Andrea por su parte si lo considera necesario ya te dará réplica a tu respuesta a su carta tan pronto como pueda. Pero antes yo quería hacerte unos pequeños comentarios sólo sobre unos detalles que me parecen importantes.

Helena M. Sánchez escribió:
Andrea escribió:Pues mira por donde, no está tan claro. Desde el primero de los dos estudios sobre el tamaño del Nucleo de la Estría Terminales (en realidad sólo hay 2 estudios, no numerosos estudios, como dices) se han

Esa persona tiene su razón, se han...

Hola de nuevo, Helena, sólo una curiosidad que se me come, ¿por qué hablas aquí como si fuera otra persona distinta a ti la que escribe el mensaje? :blink: ¿Me he perdido algo o algún mensaje intermedio de otra persona que con el cambio de foro se haya perdido? :blink:

Helena M. Sánchez escribió:realizado más estudios sobre el tamaño del Nucleo de la Estría Terminales en personas con Transexualismo, en Alemania en los años 80, pero éstos no son tan conocidos, la muestra fue mas pequeña, pero los resultados, los mismos.

Imagino que te refieres a lo que estamos hablando, osea, a más estudios sobre la relación del BSTc con el transexualismo. Pues si es así, me interesaría mucho conocer esos estudios previos a los trabajos de Gooren y sus compañeros, aunque si la muestra fue más pequeña, teniendo en cuenta que la primera fase del estudio de Gooren y sus compañeros tenía sólo 4 personas no sé qué tipo de estudios serán, porque en estadística clínica (y en estadística en general) una muestra de tres personas no implica nada como conclusión salvo para esas tres persona. En cualquier caso, el avance de esos estudios no debió de ser ni mínimamente significativo, porque de haberlo sido, Gooren y sus compañeros habrían partido desde conocimientos superiores a los que muestran allí. Si el estado de conocimiento desarrollado por esos trabajos anteriores fue el que mostraron de partida Gooren y sus compañeros, como es lo normal en los trabajos científicos, entonces me da la impresión de que esos trabajos previos no deben de tener mucho contenido y si los trabajos de ahora son hipótesis sin verificar me imagino que los de antes no llegarían ni a eso y se quedarían en meras ideas elucubraciones y especulaciones en el aire. De todos modos, ya te digo, me interesan, ¿serías tan amable de decirme de qué trabajos hablas? Gracias.

Observa que las referencias a otros autores que utilizan Gooren y sus compañeros en su primer artículo del 95 extrañamente no mencionan ninguno de esos trabajos previos o contemporáneos sobre el BSTc y su implicación con el transexualismo (ni hacen referencia interna durante el artículo), lo cual es raro teniendo en cuenta los protocolos de la investigación científica. Te los pongo por orden cronológico

(1970/1971) Money, J. and Gaskin, Int. J. Psychiatry, 9 249.
(1974) Kawakami, M. and Kimura, F., Endocrinol. Jap., 21 125-130
(1976) Emery, D.E. and Sachs, B.D., Physiol. Behav., 17 803-806.
(1979) Sheridan, P.J., Endocrinology, 104 130-136.
(1982) Bleier, R., Byne, W. and Siggelkow, I., J. Comp. Neurol., 212 118-130.
(1983) Woodhams, P.L., Roberts, G.W., Polak, J.M. and Crow, T.J., Neuroscience, 8, 677-703.
(1984) Money, J., Schwartz, M. and Lewis, V.G., Psychoneuroendocrinology, 9 405- 414.
(1985) Commins, D. and Yahr, D., J. Comp. Neurol., 231 473-489.
(1985) Eiden, E.L., Hökfelt, T, Brownstein, M.J. and Palkovits, M., Neuroscience, 15 999-1013.
(1987) Del Abril, A., Segovia, S. and Guillamón, A., Dev. Brain Res., 32 295-300.
(1987) Simerly, R.B. and Swanson, L.W., Proc. Natl. Acad. Sci. U.S.A., 84 2087- 2091.
(1988) Guillamón, A., Segovia, S. and Del Abril, A., Dev. Brain Res., 44 281-290.
(1990) Allen, L.A. and Gorski, R.A., J. Comp. Neurol., 302 697-706.
(1990) Gooren, L.J.G., Psychoneuroencrinology, 15 3-14.
(1990) De Olmos, J.S. In: Paxinos, G. (Ed.), The Human Nervous System, Academic Press, San Diego, pp. 597-710.
(1990) De Vries, G.J., J. Neuroendocrinol., 20 1-13.
(1990) Simerly, R.B., TINS, 13 104-110.
(1990) Swaab D.F. and Hofman M.A., Brain Res., 537 141-148.
(1991) Editorials Lancet, 338 603-604.
(1991) Walter, A., Mai, J.K., Lanta, L. and Görcs, T.J., Chem. Neuroanat., 4 281-298.
(1992) Pilgrim, Ch. and Reisert, I., Horm. metab. Res., 24 353-359.
(1993) Jakab, R.L., Horvath, T.L., Leranth, C., Harada, N. and Naftolin, F.J., Steroid Biochem. Molec. Biol., 44 481-498.
(1994) Swaab, D.F., Zhou, J.N., Ehlhart, T. and Hofman, M.A., Brain Res., 79 249- 259.
(1994) Arluison, M., et al., Brain Res. Bull., 34 319-337.
(1995) Swaab, D.F. and Hofman, M.A., TINS, 18 264-270.
(1995) Claro, F., Segovia, S., Guilamón, A. and Del Abril, A., Brain Res. Bull., 36 1-10.
(1995) Zhou, J.N., Hofman, M.A. and Swaab, D.F., Neurobiol. Aging in press.
(1995) Zhou, J.N., Hofman, M.A. and Swaab, D.F., Brain Res. 672 285-288.

Helena M. Sánchez escribió:En cuanto a estudios del BSTc per se y su implicacion con la Sexualidad Humana, los estudios son aun mayores, e involucran la Identidad Sexual.

Me encantará conocerlos también y por eso espero que puedas referirme los más actualizados, por favor, gracias.

Helena M. Sánchez escribió:abarcaron mas de 40 casos, entre ellos 7 casos de personas con Transexualismo.

Según explicaba Andrea, fue sólo el segundo el que abarcó ese muestreo, no el primero o los dos (lo digo sólo para aclararlo). Por lo tanto, a nuestros efectos, sólo hay un estudio con un muestreo de sólo 7 transexuales, 6 de los cuales eran femeninos y sólo uno masculino, dato este último (el del masculino) que muestra que la metodología de esas investigaciones es bastante cuestionable en sí, porque seguro que comprendes que de un solo caso en un estudio sobre sexo que necesita de comparaciones parejas y equilibradas en un género y en otro inducir reultados generales es poco menos que temerario, ¿verdad?. De ahí la lógica cautela de los investigadores por afirmar que haya algo conclusivo, por eso no lo afirman, porque saben que no lo hay en absoluto y sólo están trabajando en investigarlo, nada más. El resultado final de la investigación puede ser tanto positivo como negativo.

Helena M. Sánchez escribió:Sea causa o efecto, la correlación neurológica es Indiscutible

Pues me temo que la correlación neurológica es bastante discutible, por lo que estaba explicando hace un momentito en el anterior párrafo y por algunas otras cosas que si tengo tiempo ya escribiré. Por otra parte, como expliqué en mi anterior mensaje, no es de poca importancia, sino todo lo contrario, saber si fue primero el huevo o la gallina porque precisamente es lo que estamos debatiendo, Helena, osea, si en el caso del transexualismo es el cerebro el que determina la identidad de género y el comportamiento o si es el cerebro el que es determinado por la identidad de género y el comportamiento.

Con todo cariño,
Mari Carmen

Invitado

Mensajepor Invitado » Mar, 26 26UTC Sep 26UTC 2006. 9:30 am

MariCarmen escribió:Hola Helena, me imagino que Andrea por su parte si lo considera necesario ya te dará réplica a tu respuesta a su carta tan pronto como pueda. Pero antes yo quería hacerte unos pequeños comentarios sólo sobre unos detalles que me parecen importantes.

Helena M. Sánchez escribió:
Andrea escribió:Pues mira por donde, no está tan claro. Desde el primero de los dos estudios sobre el tamaño del Nucleo de la Estría Terminales (en realidad sólo hay 2 estudios, no numerosos estudios, como dices) se han

Esa persona tiene su razón, se han...

Hola de nuevo, Helena, sólo una curiosidad que se me come, ¿por qué hablas aquí como si fuera otra persona distinta a ti la que escribe el mensaje? :blink: ¿Me he perdido algo o algún mensaje intermedio de otra persona que con el cambio de foro se haya perdido? :blink:

Helena M. Sánchez escribió:realizado más estudios sobre el tamaño del Nucleo de la Estría Terminales en personas con Transexualismo, en Alemania en los años 80, pero éstos no son tan conocidos, la muestra fue mas pequeña, pero los resultados, los mismos.

Imagino que te refieres a lo que estamos hablando, osea, a más estudios sobre la relación del BSTc con el transexualismo. Pues si es así, me interesaría mucho conocer esos estudios previos a los trabajos de Gooren y sus compañeros, aunque si la muestra fue más pequeña, teniendo en cuenta que la primera fase del estudio de Gooren y sus compañeros tenía sólo 4 personas no sé qué tipo de estudios serán, porque en estadística clínica (y en estadística en general) una muestra de tres personas no implica nada como conclusión salvo para esas tres persona. En cualquier caso, el avance de esos estudios no debió de ser ni mínimamente significativo, porque de haberlo sido, Gooren y sus compañeros habrían partido desde conocimientos superiores a los que muestran allí. Si el estado de conocimiento desarrollado por esos trabajos anteriores fue el que mostraron de partida Gooren y sus compañeros, como es lo normal en los trabajos científicos, entonces me da la impresión de que esos trabajos previos no deben de tener mucho contenido y si los trabajos de ahora son hipótesis sin verificar me imagino que los de antes no llegarían ni a eso y se quedarían en meras ideas elucubraciones y especulaciones en el aire. De todos modos, ya te digo, me interesan, ¿serías tan amable de decirme de qué trabajos hablas? Gracias.

Observa que las referencias a otros autores que utilizan Gooren y sus compañeros en su primer artículo del 95 extrañamente no mencionan ninguno de esos trabajos previos o contemporáneos sobre el BSTc y su implicación con el transexualismo (ni hacen referencia interna durante el artículo), lo cual es raro teniendo en cuenta los protocolos de la investigación científica. Te los pongo por orden cronológico

(1970/1971) Money, J. and Gaskin, Int. J. Psychiatry, 9 249.
(1974) Kawakami, M. and Kimura, F., Endocrinol. Jap., 21 125-130
(1976) Emery, D.E. and Sachs, B.D., Physiol. Behav., 17 803-806.
(1979) Sheridan, P.J., Endocrinology, 104 130-136.
(1982) Bleier, R., Byne, W. and Siggelkow, I., J. Comp. Neurol., 212 118-130.
(1983) Woodhams, P.L., Roberts, G.W., Polak, J.M. and Crow, T.J., Neuroscience, 8, 677-703.
(1984) Money, J., Schwartz, M. and Lewis, V.G., Psychoneuroendocrinology, 9 405- 414.
(1985) Commins, D. and Yahr, D., J. Comp. Neurol., 231 473-489.
(1985) Eiden, E.L., Hökfelt, T, Brownstein, M.J. and Palkovits, M., Neuroscience, 15 999-1013.
(1987) Del Abril, A., Segovia, S. and Guillamón, A., Dev. Brain Res., 32 295-300.
(1987) Simerly, R.B. and Swanson, L.W., Proc. Natl. Acad. Sci. U.S.A., 84 2087- 2091.
(1988) Guillamón, A., Segovia, S. and Del Abril, A., Dev. Brain Res., 44 281-290.
(1990) Allen, L.A. and Gorski, R.A., J. Comp. Neurol., 302 697-706.
(1990) Gooren, L.J.G., Psychoneuroencrinology, 15 3-14.
(1990) De Olmos, J.S. In: Paxinos, G. (Ed.), The Human Nervous System, Academic Press, San Diego, pp. 597-710.
(1990) De Vries, G.J., J. Neuroendocrinol., 20 1-13.
(1990) Simerly, R.B., TINS, 13 104-110.
(1990) Swaab D.F. and Hofman M.A., Brain Res., 537 141-148.
(1991) Editorials Lancet, 338 603-604.
(1991) Walter, A., Mai, J.K., Lanta, L. and Görcs, T.J., Chem. Neuroanat., 4 281-298.
(1992) Pilgrim, Ch. and Reisert, I., Horm. metab. Res., 24 353-359.
(1993) Jakab, R.L., Horvath, T.L., Leranth, C., Harada, N. and Naftolin, F.J., Steroid Biochem. Molec. Biol., 44 481-498.
(1994) Swaab, D.F., Zhou, J.N., Ehlhart, T. and Hofman, M.A., Brain Res., 79 249- 259.
(1994) Arluison, M., et al., Brain Res. Bull., 34 319-337.
(1995) Swaab, D.F. and Hofman, M.A., TINS, 18 264-270.
(1995) Claro, F., Segovia, S., Guilamón, A. and Del Abril, A., Brain Res. Bull., 36 1-10.
(1995) Zhou, J.N., Hofman, M.A. and Swaab, D.F., Neurobiol. Aging in press.
(1995) Zhou, J.N., Hofman, M.A. and Swaab, D.F., Brain Res. 672 285-288.

Helena M. Sánchez escribió:En cuanto a estudios del BSTc per se y su implicacion con la Sexualidad Humana, los estudios son aun mayores, e involucran la Identidad Sexual.

Me encantará conocerlos también y por eso espero que puedas referirme los más actualizados, por favor, gracias.

Helena M. Sánchez escribió:abarcaron mas de 40 casos, entre ellos 7 casos de personas con Transexualismo.

Según explicaba Andrea, fue sólo el segundo el que abarcó ese muestreo, no el primero o los dos (lo digo sólo para aclararlo). Por lo tanto, a nuestros efectos, sólo hay un estudio con un muestreo de sólo 7 transexuales, 6 de los cuales eran femeninos y sólo uno masculino, dato este último (el del masculino) que muestra que la metodología de esas investigaciones es bastante cuestionable en sí, porque seguro que comprendes que de un solo caso en un estudio sobre sexo que necesita de comparaciones parejas y equilibradas en un género y en otro inducir reultados generales es poco menos que temerario, ¿verdad?. De ahí la lógica cautela de los investigadores por afirmar que haya algo conclusivo, por eso no lo afirman, porque saben que no lo hay en absoluto y sólo están trabajando en investigarlo, nada más. El resultado final de la investigación puede ser tanto positivo como negativo.

Helena M. Sánchez escribió:Sea causa o efecto, la correlación neurológica es Indiscutible

Pues me temo que la correlación neurológica es bastante discutible, por lo que estaba explicando hace un momentito en el anterior párrafo y por algunas otras cosas que si tengo tiempo ya escribiré. Por otra parte, como expliqué en mi anterior mensaje, no es de poca importancia, sino todo lo contrario, saber si fue primero el huevo o la gallina porque precisamente es lo que estamos debatiendo, Helena, osea, si en el caso del transexualismo es el cerebro el que determina la identidad de género y el comportamiento o si es el cerebro el que es determinado por la identidad de género y el comportamiento.

Con todo cariño,
Mari Carmen




¿Es Usted Médico/a?


Perdone que le haga esa pregunta, es que me llama la atención como Usted tiende a cuestionar constantemente lo que los Médicos Expertos dicen, afirman, manifiestan y firman en Documentos públicos, y viendo como además Usted reta tan directamente a esos expertos Cualificados, me preguntaba si Usted también es Médico o Doctor, aunque no de la talla y prestigio de esos firmantes claro, pero me queda esa duda...


perdone la indiscreción y si seria tan amable de responderme, me sacaría de una enorme duda, y es que vera, desde que la vengo leyendo, me tiene usted en ascuas sobre esto...

Muchas gracias por su amable respuesta.


curiosa


Volver a “Aspectos científicos.”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado